El Control de Tesorería: Objetivo Prioritario de las Empresas

 

La crisis económica ocasionada por el Covid-19 ha generado una situación de incertidumbre para las empresas sin precedentes. El control de tesorería se posiciona como una prioridad en la dirección de las organizaciones. La caja es en la actualidad la clave para la supervivencia y el posterior crecimiento de la actividad empresarial.

La situación generada por el Covid-19 ha ocasionado una crisis económica de una gran incertidumbre ya que no guarda similitud con crisis anteriores. La crisis, además, se ha generado en un periodo de tiempo muy pequeño, sin haber podido las empresas anticipar esta situación y adaptarse a ella.

En el entorno empresarial, la principal afectada ha sido la gestión de tesorería, ya que las empresas han visto limitada en gran medida su capacidad para hacer frente a sus pagos. Establecer un control de tesorería efectivo recopilando información de todos los departamentos y marcando la dirección general es clave para una toma de decisiones eficiente.

Los principales pasos para el control de tesorería en el momento actual pueden resumirse en los siguientes:
• Describir el proceso de generación de caja de la empresa
• Valorar el impacto de la crisis en las distintas fases del proceso
• Establecer e implementar las medidas a adoptar para minimizar el impacto
• Llevar a cabo un control y adaptación continua

1. PROCESO DE GENERACIÓN DE CAJA:

Sobre la base de la tesorería inicial y las previsiones de cobros y pagos del periodo se constituirá la caja final del periodo analizado. Para ello se debe realizar una estimación adecuada de las necesidades operativas de fondos o NOF. Para realizar este cálculo se estiman las necesidades de existencias y cuentas a cobrar y se deducen los saldos con proveedores y acreedores, la llamada financiación espontánea.

La cuantía de las NOF depende de la tipología y volumen del negocio, así como de los ciclos de maduración. El ciclo de maduración está formado por el periodo medio de pago (plazo desde la compra hasta el pago a proveedores), el periodo medio de almacenamiento (plazo desde la compra hasta la venta del producto) y el periodo medio de cobro (plazo desde la venta hasta el cobro de clientes).

En el momento actual, en caso de un descenso del volumen de negocio, la disminución paralela de las NOF puede suponer un alivio en las necesidades de efectivo.

No hay que olvidar las salidas de tesorería necesarias para cubrir los deterioros de inmovilizado de la empresa, para mantener la capacidad productiva y los niveles de calidad. Igualmente, debemos tener en cuenta los pagos derivados de la devolución de la deuda financiera, aunque también puede obtenerse nueva financiación para aumentar la liquidez.

2. VALORACIÓN DEL IMPACTO DE LA CRISIS:

La crisis económica derivada de la pandemia ha supuesto un desajuste en los flujos de caja en todo el proceso de generación:
– En cuanto al volumen de ventas, se ha producido un descenso significativo, no solamente por una menos demanda sino también por una mayor presión en los precios de venta en determinados sectores.

– En muchos casos, se ha producido además una interrupción de la cadena de suministros por falta de personal, y roturas de stock por la falta de suministro, el encarecimiento de los aprovisionamientos de algunos materiales, con su impacto en el coste de ventas.

– Respecto a los costes fijos, en algunos casos se ha podido flexibilizar ante esta situación. Por ejemplo, a la partida de gastos de personal se han aplicado medidas gubernamentales como los ERTEs por fuerza mayor, favoreciendo una aplicación por parte de las empresas más afectadas. Otra de las medidas llevadas a cabo ha sido la renegociación y el aplazamiento de los alquileres de oficinas y locales comerciales.

– En el contexto de reducción drástica de la movilidad, se han visto reducidos gastos como los gastos de viajes, relaciones públicas, eventos, limpieza y servicios generales, etc.

Por último, hay que tener en cuenta el impacto en la deuda. A pesar del compromiso de devolución según el calendario programado, en muchos casos las entidades financieras han tenido voluntad de renegociar los vencimientos más inmediatos o de ampliar las pólizas de crédito en caso de ser necesario.

Adicionalmente, se han habilitado líneas de financiación específicamente diseñadas para atender al entorno de crisis en que nos encontramos. Las empresas deben identificar la cuantía a solicitar para que su liquidez a corto y medio plazo no se vea comprometida.

 

3. ESTABLECIMIENTO E IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS:

Es evidente que el impacto en la empresa y en su capacidad para generar recursos en este nuevo escenario es todavía una incógnita e irá en función de las zonas, sectores y tipos de actividades. Sin embargo, hasta que la normalidad no sea completa, la tesorería se debe convertir en el centro de la toma de decisiones de los directivos de las empresas.

Cada empresa tendrá que evaluar el impacto actual según las posibilidades de haber adoptado las medidas antes mencionadas y realizar la previsión de caja de los siguientes trimestres, evaluando el impacto de las medidas vistas hasta ahora en cada fase.

Es importante revisar las estructuras de costes, analizando posibles alternativas de conversión de costes fijos en costes variables, dotando a la organización de mayor flexibilidad y capacidad de adaptación al volumen de actividad de cada momento.

Algunas de las propuestas que permiten mejorar la estrategia de tesorería son las siguientes:

 

4. CONTROL Y ADAPTACIÓN CONTINUA:

Es necesario realizar un control permanente de la situación financiera y establecer planes de contingencia ante posibles cambios inesperados y que pueden tener impacto significativos. Para ello, hay que identificar escenarios posibles, valorar las consecuencias de cada situación y definir políticas de actuación con antelación y adaptación continua.

Es el momento de profesionalizar el proceso de gestión de tesorería y ponerse en manos de profesionales especialistas. La utilización de sistemas de gestión eficientes incrementa la productividad y aporta información oportuna que permite desarrollar políticas de tesorería adecuadas.

Descarga el artículo completo a través de: El control de tesorería. Objetivo prioritario de las empresas v2

Inma Ferrari Sánchez
Responsable de Control Financiero y Operaciones en Grupo Valía y CCA Certificate®

 

Sharing is caring!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR